junio 2009

Quiere mejorar en casa

Una de las cosas que nos propusimos al comenzar la temporada fue mejorar nuestro récord como visitantes, porque en casa, con el apoyo de nuestro público, generalmente tenemos récord ganador. Sin embargo, este año ha sido tan extraño para todos, que en nuestros últimos 12 juegos en el U.S. Cellular Field dejamos récord de 4 ganados y 8 perdidos, mientras que en la carretera, en los últimos 9 encuentros, hemos obtenido 7 victorias con 2 derrotas, incluyendo los dos triunfos del fin de semana ante los líderes de la División Central de la Liga Nacional, los Cerveceros de Milwaukee.

Si algo debo destacar de este equipo, a pesar de los altos y bajos que nos han caracterizado durante lo que va de temporada, es que nunca se rinde. Pase lo que pase, mis jugadores salen al terreno a dar su mejor esfuerzo para ganar. Es verdad que no hemos logrado la consistencia que estamos buscando, y que a veces hasta yo mismo me siento confundido por unas actuaciones tan irregulares, pero lo cierto es que hasta ahora hemos ganado y hemos perdido como equipo, como grupo.

Es importante destacar las dos actuaciones que ha tenido hasta ahora el cubano José Contreras, quien comenzó la temporada con record de 0-5 y él mismo propuso ir a las menores a fortalecer sus condiciones para regresar a ayudar al equipo. En aquella oportunidad, cuando se planteó la posibilidad de enviarlo a AAA, Contreras nos dijo a Kenny Wiliams y a mí que necesitaba lanzar para ponerse fuerte, porque estaba seguro que iba a regresar para ayudar. Palabra cierta. José ha tenido dos salidas de 8 entradas cada una, permitiendo apenas 3 imparables: uno en su primera salida ante los líderes Tigres de Detroit, y dos contra los también líderes Cerveceros. Es muy difícil que en todas sus presentaciones vaya a ser tan efectivo, pero si se mantiene consistente, seguro va a ser una de las piezas claves en las aspiraciones que todavía tenemos de conquistar el título de la división.

Ahora, sin embargo, tenemos que plantearnos mejorar también nuestro récord en casa. Y vuelvo con la misma cantaleta: material tenemos, talento hay, pero necesitamos ser consistentes. Necesitamos hacer las pequeñas cosas, conectar los batazos importantes, hacer los outs de rutina, retirar a los rivales en situaciones de apremio. Aquí hay gente que sabe hacer eso, y otros que lo están aprendiendo rápido. Si logramos mantenernos saludables, alejados de las lesiones, y jugamos la pelota que sabemos jugar, tendrán que contar con nosotros hasta el final. A mí, particularmente, me sigue gustando el equipo que tengo.

Ahora, vamos a responder algunos de sus correos:

Melissa Cruz, de Yubacoa, en Puerto Rico, pregunta mi opinión sobre el cambio que trajo al receptor Ramón Castro de los Mets a los Medias Blancas. Me parece un buen cambio, porque Ramón seguramente nos va a ayudar. Con él, nuestro catcher titular A.J. Pierzinsky podrá disfrutar de algunos días de descanso que tanta falta le hacen. No es fácil mantenerse toda la temporada detrás del plato, sobre todo jugando con la intensidad de A.J., quien sale todos los días al terreno a dar el mil por ciento en cada juego.

Pedro Soto, de Chicago, pregunta “¿cómo puedes mandar a un bateador a tocar con dos strikes y una bola sin outs y corredor en primera casi al final del partido y empatado a dos?”. No sé si es una pregunta hipotética o si se refiere a algún juego en particular. En todo caso, yo no creo que sería capaz de hacer algo así, pero si eso ocurrió, tal como sugiere Pedro, tendría que revisar bien la situación de ese encuentro para recordar qué pudo haber pasado. Siempre digo que los juegos se ven mejor, mientras la persona esté sentada más lejos de la acción. Desde las tribunas todo se ve facilito, y algunas cosas pueden parecer absurdas, sin saber lo que está ocurriendo en el dugout. Por último, no olviden que hasta yo soy humano y cometo errores, como cualquier mortal.

Jordy Pérez de León, de Nueva York, me pregunta cuándo van a revelar la lista de los 103. Obviamente Jordy se refiere a los otros 103 jugadores que salieron positivos por esteroides en la temporada 2003. Lamento desilusionarte Jordy, pero la verdad es que no tengo ni idea sobre el tema.

Carlos Luis Hidalgo, de Venezuela, pregunta si es verdad algo que escribió Juan Vené en su columna, de que “una pelea a puñetazos entre el manager de los Medias Blancas, Oswaldo Guillén, y el 3B Josh Fields fue evitada por otros peloteros”. Eso es absolutamente falso, por lo cual el señor Vené es sencillamente un mentiroso. Field es un joven muy religioso, bien educado y yo, aunque todavía algunos no lo crean, soy demasiado inteligente para llegar a una situación como esa. Fields está molesto porque perdió la titularidad en la tercera base, pero personalmente le expliqué que su actuación no ha sido, hasta ahora, la que el equipo esperaba de él. En cuanto a Vené, en el medio periodístico todos lo conocen. Utiliza su columna para hablar mal y descalificar a quienes no les caen, llegando incluso a ponerles sobrenombres ofensivos. Me cuentan mis amigos periodistas de Nueva York que ya Vené ni siquiera iba al Yankee Stadium el año pasado, lo cual indica que se ha convertido en uno de esos tipos que escribe desde su casa, sin poner un pie donde está la verdadera acción. Por su mal carácter no lo quiere ningún equipo venezolano en sus circuitos radiales o televisivos. La Confederación del Caribe le negó la credencial para cubrir la Serie del Caribe el año pasado. Cada día va cerrando más puertas. Es una lástima que un tipo con esa trayectoria se haya convertido, con el pasar de los años, en un chismoso mentiroso.

Joel Rodríguez, de Caracas, pregunta por qué los Medias Blancas no negocian a Grégor Blanco con Atlanta para que sea nuestro primer bate. La verdad Joel es que yo no tengo que ver con las negociaciones de peloteros. De eso se encarga el Gerente General Kenny Williams, quien tiene un equipo de profesionales encargados de evaluar y analizar las actuaciones de los jugadores de los otros equipos, para luego hacer sus recomendaciones. Ellos son los que realmente saben de la materia. Me imagino que si Grégor hace méritos para ser considerado como un “primer bate ideal”, tal como tú afirmas, con seguridad intentarán negociarlo.

Duane Abreu, de Guacara en el Estado Carabobo, Venezuela, pregunta si me gustaría tener a Bob Abreu en mi roster. A cualquier equipo le encantaría tener a Bob en sus filas.

Geovanis López, de La Habana, Cuba, y Manuel Gómez preguntan por qué Dayan Viciedo no es subido a Grandes Ligas. Todo a su tiempo Geovanis, todo a su tiempo. Dayan va a subir cuando esté realmente listo para ayudarnos a ganar juegos. Mientras tanto, es mejor que esté en las menores jugando todos los días, enfrentando buenos lanzadores, preparándose para ser cada día mejor.

Nancy Ward me escribe en inglés para pedirme una recomendación para su hija y su prometido, que son grandes fanáticos de los Medias Blancas. Ellos no juegan béisbol, y lo que me pide Nancy es un consejo matrimonial (“little marriage advice”). Tengo 26 años felizmente casado y puedo decirles que el matrimonio es como el béisbol: tiene muchos días buenos, y uno que otro día malo. Lo importante es querer mucho a su pareja, amarla, respetarla, y no dejar que los malos momentos lleguen a opacar los mil momentos felices que se han compartido juntos.

Ray Rojas, de Minnesota, pregunta por qué no cambiamos a los pitchers abridores cuando en los primeros tres innings están teniendo una mala actuación. Insisto Ray: eso no es tan fácil como se ve desde afuera. A veces el bullpen está agotado y hay que exprimir al lanzador para que trate de aguantar aunque sean cinco entradas. Cada caso es muy diferente, pero también cada equipo maneja su cuerpo de pitcheo a su manera. Nosotros no trabajamos “como lo hacen los demás equipos”, como tú dices, porque tenemos nuestros propios criterios. Mal que bien, en estos 5 años que tenemos trabajando juntos, hemos logrado dos títulos divisionales y una Serie Mundial, lo que podría indicar que lo estamos haciendo bastante bien. Sin embargo, gracias por tu sugerencia, y las de todos los demás amigos que dedicaron unos minutos para escribirme, saludarme y desearme lo mejor para la temporada.

No puedo despedirme sin enviar un saludo a Eduardo Flores, de Barquisimeto, y a todos los integrantes del equipo “Bandidos de Un Solo Brazo”, que tantas glorias le han dado a Venezuela en competiciones internacionales. Tuve la oportunidad de compartir con un grupo de ellos en mi casa de Caracas, y hasta de jugar una Caimanera contra ellos junto a Bob Abreu, Freddy García y Ugueth Urbina, y siempre los recuerdo con mucho afecto.

Suerte en sus próximas competencias.

En 15 días estaremos nuevamente respondiendo sus inquietudes, compartiendo sus opiniones, comentarios y críticas. Una vez más, gracias por su participación.

Busca consistencia en Chicago

¡Gracias a Dios que se terminó el mes de mayo! A pesar de que cerramos el mes jugando el béisbol que todos deseamos, lo cierto es que las primeras semanas de mayo fueron terribles. Demasiada inconsistencia, demasiados altos y bajos. Un día lucíamos como el mejor equipo del mundo, y en el siguiente juego parecíamos un equipo del montón.

Pero ya todo eso quedó atrás. En este momento cada jugador está haciendo su trabajo, y el resultado es que hemos ganado cuatro series seguidas, incluyendo dos muy importantes contra equipos de nuestra misma división, como son los Mellizos de Minnesota y los Reales de Kansas City.

Quedan aún más de 100 juegos por realizar y todo indica que la lucha va a ser dura hasta el final. Nadie va a rendirse fácilmente. Por eso, la palabra clave para mantenernos en la carrera y conquistar el título será consistencia. A los fanáticos les pido que mantengan su apoyo, porque tenemos buen equipo y aquí cada uno está haciendo su mejor esfuerzo en el terreno para lograr los triunfos.

Ahora vamos con las respuestas de algunas de sus preguntas:

Orelvis Montero, Fernando del Pino, Juan Guillén, Guillermo Vázquez y Alexis Romero aparecen entre quienes opinan y preguntan sobre el cubano Alexei Ramírez, sugiriendo algunos que tal vez el cambio de posición, de segunda base que jugó el año pasado al campo corto este año, podría ser la razón de su mal comienzo con el bate en 2009.

Particularmente creo que Alexei es un gran bateador, tal como lo demostró la temporada pasada. Pero esto es Grandes Ligas, donde los scouts de avanzada hacen reportes, los lanzadores revisan videos y encuentran el lado débil de cada bateador. Por eso los bateadores tienen que también hacer ajustes, que era lo que no estaba haciendo Alexei. Para colmo, creo que se estaba llevando su preocupación ofensiva al terreno, y su defensiva estaba siendo afectada. El mismo reconoció hace poco que el par de juegos que el estar en el banco le hizo bien para reencontrarse con su ritmo. Su average está subiendo, y su ayuda ha sido vital en este repunte que hemos tenido.

Nestor Rodrigo, Fernando Ortega Blanco, Jorge Ramos, Karel Tardo, Luis Rodríguez, Humberto Fernández, Servis Melendez y Yordanys Flores figuran entre quienes preguntan por otro cubano, el joven Dayan Viciedo. Viciedo está jugando en AA con los Barones de Birmingham y está teniendo una buena temporada. Al momento de escribir estas líneas su promedio al bate ronda los 260 puntos. En spring training pude comprobar que el muchacho puede batear, pero como es natural, necesita jugar todos los días para desarrollar todo su talento y potencial. Dije en Arizona y lo repito ahora, que incluso peloteros de la calidad de Derek Jeter y Alex Rodríguez cumplieron su etapa en las menores para ajustarse y mejorar. Eso es lo que está haciendo Dayan: jugando todos los días para prepararse, de manera de cuando suba a las Mayores pueda realmente contribuir a las victorias del equipo. ¿Estará listo este año? No sé, pero la organización está contando con él.

Freddy Cordero, Jerónimo Sánchez, Rafael Morón, Arodys Pérez, Cliver Moreno y Jorge Humberto Mejía preguntan por qué no hay venezolanos jugando en las Mayores con los Medias Blancas, sobre todo tomando en cuenta que yo nací en ese país.

En primer lugar pienso que esa situación va a cambiar muy pronto, porque en los últimos tres años se ha hecho un esfuerzo por firmar talento joven venezolano. Por ahí vienen surgiendo nombres como Gregori Infante, Eduardo Escobar, José Alberto “Cafecito” Martínez quien lamentablemente ha sido víctima de las lesiones, además de otros más jovencitos como Miguel González, Jerry Puente y otros que no recuerdo. Una de las primeras cosas que logré al consolidarme como manager en esta organización fue convencer a la gerencia para que invirtiera más (tiempo y presupuesto) en Latinoamérica. La tendencia inicial era buscar el talento principalmente en República Dominicana, donde hay muchos jóvenes con condiciones, pero ahora, con Amador Arias como scout en Venezuela, se está haciendo un buen trabajo y el fruto se verá en un futuro cercano. Por cierto que Carlos Graterol me recomienda a Endy Chávez como la solución al problema de no tener un primer bate natural en la alineación. Endy es un gran amigo y un excelente bateador, pero no creo que los Marineros lo dejen ir fácilmente.

Ramón Antonio Obando pregunta si es cierto que me expulsaron por protestar las decisiones del Chief Umpire en las bolas y strikes a favor del equipo contrario. Sí, fue algo así. La expulsión ocurrió después de que el árbitro Mike DiMuro cantó strike un lanzamiento muy bajo al campocorto de los Indios de Cleveland, Jhonny Peralta. Un ining antes había expulsado del juego a nuestro jardinero Jermaine Dye, por protestar un tercer strike dudoso. Mi intención ese día era exponer que con su inconsistencia, el árbitro estaba perjudicando a los dos equipos y al juego mismo. Cosas del béisbol.

Quiterio Henríquez, Raúl Fernández, José Sequera y Alfredo Uga preguntan por qué los Medias Blancas no juegan más “Béisbol Caribe”, que es como los latinos llamamos al juego picante de robos de bases, toques de bola, bateo y corrido. Bueno, hacia allá vamos. Estoy convencido que ese “Béisbol Caribe” se va a imponer pronto, ahora que hay menos poder artificial entre los jugadores. El final de la era de los esteroides va a obligar a los equipos a ser más ingeniosos a la hora de producir carreras, y nosotros, poco a poco, estamos tratando de conformar un equipo que combine poder con velocidad, pitcheo consistente y buena defensa. Este año las lesiones no nos han permitido hacer muchas cosas, pero para allá vamos.

Israel Díaz Ramos escribe desde Venezuela solicitando mi opinión sobre la situación política actual de mi país, mientras que Rubén Cádiz Henríquez me dice: “quédate en el deporte, cero política”. En la columna que escribo semanalmente en diario El Universal me ha tocado opinar más de una vez sobre la situación venezolana.

Gilberto Sandrea escribe: “Será que nos darás la dicha de ver a Oswaldo Guillén como manager de Venezuela en el próximo Clásico Mundial de Beisbol”.

Gilberto, si eso ocurre es porque me han despedido como manager de los Medias Blancas, porque los estatutos de ese evento prohíben la participación de los dirigentes de las Mayores. Eso me permite comentar el email de Jesús Rodríguez, quien me pide que publique también las críticas negativas, y no sólo las cosas buenas. Afortunadamente, el único mensaje negativo hasta ahora ha sido el suyo. Jesús dice que soy un mal manager, que hablo demasiado, que el título de la Serie Mundial del 2005 fue pura suerte, y que muy pronto seré despedido. Si eso ocurre, tal como predice Jesús, tal vez pueda ser manager de Venezuela en el Clásico Mundial, pero entretanto mi contrato es hasta el 2012. Complacido.

Javier Rosario y Martín Ramos preguntan por qué no contratamos a Pedro Martínez para reforzar nuestro staff de abridores. A ambos les recuerdo que la contratación de jugadores es tarea de nuestro Gerente General Kenny Williams, quien por cierto hizo lo imposible por traer a Jake Peavy, quien hubiera sido de gran ayuda. Esa angustia por nuestro pitcheo la comparte también José Hernández, quien sugiere “ubicar en el mercado a uno o dos pitchers que den seguridad”. Ya habrán comprobado que la cosa no es tan fácil, porque justamente eso es lo que están buscando todos los equipos, pero estoy seguro de que Kenny siempre va a estar pendiente de lograr lo mejor para los Medias Blancas.

William Rodríguez pregunta si los Medias Blancas no necesitan un bateador de las características de Barry Bonds. Honestamente, no. Al menos no es lo que estamos buscando en estos momentos.

Carlos Armando Cheluja pregunta qué se platica con el pitcher cuando el manager visita el montículo. Déjame decirte primero lo que no se dice. No se le dice que lance strikes, porque obviamente eso es lo que está tratando de hacer. Si la intención no es sacarlo del partido, lo primero que pregunto es cómo se siente, y después puedo hacerle una advertencia sobre el bateador que viene después en el turno, quién es más difícil de enfrentar, etc. Pero en general, cuando el manager sale al montículo es para sacar al lanzador del juego, y en ese caso no hay que dejarlo hablar mucho para que no te convenza de dejarlo. En realidad las conversaciones más curiosas y extrañas las tienen los coaches de pitcheo con sus lanzadores.

Hay muchas otras preguntas interesantes que me encantaría responder, pero es imposible porque son demasiadas. Igualmente debo agradecer todos los comentarios positivos, análisis y sugerencias recibidos, algunos de los cuales son de gran utilidad.

No puedo terminar sin enviarle un gran saludo al niño Enrique “Quique” Germán, de 13 años, quien escribe desde Hermosillo México, para expresar su confianza en los Medias Blancas. Gracias a ti y a toda tu familia por ese apoyo.

En dos semanas estaré nuevamente respondiendo las preguntas e inquietudes de quienes, como yo, sienten el orgullo
de ser fanáticos de los Medias Blancas de Chicago.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.